Fotos del pasado

Es imposible viajar al pasado. Pero es posible «viajar» a él de otro modo. Mirar imagenes antiguas es «viajar» atrás en el tiempo y recordarlo es bonito y complicado, es melancólico y eléctrico, es sobrecogedor y maravilloso. Capaz de erizarte la piel. Capaz de sacarte una sonrisa o incluso alguna lágrima.

Hace años los álbumes de fotos multicolores nos hacía retroceder en el tiempo. Las fotos se aclaraban, perdían su color, se pegaban sobre el pegamento del papel del álbum al separarlo del transparente y perdían su nitidez. Cámaras de foto única sin posibilidad de borrarla, carretes con límite de fotos y revelados de poca privacidad. Además, un «selfie» era arriesgarse a sacar únicamente media oreja en la captura o guillotinar a los fotografiados. Hoy es distinto, muy distinto.

Te propongo un juego.
Navega en tu red social más antigua, busca en tus fotos y comienza a mirar de hoy hacia atrás. Vas a empezar un juego distinto, un juego peculiar, un juego con sensaciones contradictorias. Hazlo y lo entenderás. Es bonito y complicado, es… especial. Ahora las fotos van acompañadas de comentarios, comentarios que hoy pueden tener más importancia que nunca o que podrán ser irrelevantes, te sorprenderá. Comentarios de gente que ni te acordabas o incluso palabras que te sacarán una sonrisa. Cuando lleves un rato viendo imágenes del pasado, date cuenta, estarás sonriendo. Una foto del pasado es capaz de hacerte erizar la piel.

Fotos de momentos inolvidables que te sacarán una sonrisa, fotos de personas que lamentablemente ya no están o gente que está, pero como si no estuviera. Algunos difícil de olvidar, otros, fácil de hacerlo. Gente que aun sigue ahí, y gente que no. Incluso personas que no recordabas haber estado esos momentos con ellos. Situaciones que te gustaría volver a repetir o viajes inigualables. Mascotas que ya no están y fueron uno más de la familia, o que siguen estando pero las fotos te recuerdan sus primeros pasos. Situaciones para olvidar, situaciones para recordar, vestimentas peculiares, sentimientos encontrados. Te sorprenderá hasta cómo vestías hace tan solo unos años, te sorprenderá cómo posabas en las fotos, te sorprenderá todo. Es bonito y complicado.

Ver esa persona que ya no está, recordar aquel día, aquel momento, es bonito y doloroso, es bonito y sobrecogedor, es bonito y mágico. Amistades que se rompieron o inicios que hoy perduran. Imágenes de viajes que te vuelven a trasportar allí, que te hacen desear volver. Momentos. Instantes.

La vida son instantes que tu mente guarda y fotografiarla ayuda a recordar los momentos guardados. Fotos con gente que, incluso años más tarde, no imaginabas que tu relación fuese la actual con ellos, para bien o para mal. Inicios de lo que hoy son relaciones sentimentales. Inicios de lo que hoy son amistades irrompibles. O todo lo contrario. Es maravilloso y malvado, es curioso y caprichoso. Capturas de un pasado que se convierte en presente en tan solo un parpadeo. Lee esto, ¿Lo has hecho?.

Pues ya ha pasado.
Qué rápido pasa todo, y es que el tiempo no espera. Echa la vista atrás y recuerda, echa la vida atrás y no olvides. Escribe tu diario mental e intenta fotografiarlo. Un diario que dejará grabado todo lo que fue tu vida y captura sus mejores momentos. Es bonito recordar y complicado que pase tan rápido. Y es que, hoy escribo esto, y mañana habrá pasado.